En la anterior entrada, hablábamos de como el ser humano desde sus orígenes siempre ha tenido la necesidad de conservar para sí mismo o para un núcleo reducido de confianza las experiencias, conocimientos y aprendizajes que consideraba valiosos.

Una nueva técnica podía suponer la diferencia entre sobrevivir o no. También que un grupo humano prevaleciera sobre otro (lo segundo sigue siendo así en nuestros días). Por eso, la forma más primitiva de Seguridad de la Información fue el secreto.

¿Cómo podía el hombre primitivo estar ya pensando en proteger la información? Pues porque su “básica” inteligencia ya le hacía intuir que eso le daría ventajas competitivas.

El hombre descubrió pronto que para un círculo muy reducido de personas le bastaba con que sus integrantes no revelaran la información a terceros. Pero para comunicarse con grupos más amplios o llegar a territorios más lejanos necesitaba “ocultar” lo que quería contarles.

Así, fueron evolucionando las formas de mantener la confidencialidad de la información. Desde el conocido cifrado del César para comunicarse con sus generales hasta la máquina Enigma en la Segunda Guerra Mundial.

Parece entonces que uno de los aspectos de la Información que desde siempre ha preocupado al ser humano es precisamente su protección frente a terceros “indiscretos”

Este aspecto, la confidencialidad, es sólo una de las dimensiones de la Seguridad de la Información, pero es cierto que cuando se habla en entornos no especializados, se tiende a igualar seguridad con confidencialidad.

Y así, hemos llegado hasta el siglo XXI. Actualmente, la cantidad de información que se transmite cada minuto alcanza cifras mareantes. Hoy, empresas, gobiernos y ciudadanos generan, almacenan, procesan y transmiten más información que nunca antes en la Historia. Por eso es más necesaria que nunca la Seguridad de la Información. 

Esta necesidad sólo irá en aumento año a año: mayor exigencia en tecnologías de seguridad, mayor demanda de profesionales expertos, incremento constante de leyes y regulaciones sobre seguridad. En definitiva, nuevas oportunidades y retos que van a requerir cada vez más profesionales de Seguridad de la Información.

Si estás interesado en ser uno de esos profesionales y ganarte la vida con ello, no dejes pasar la ocasión de formarte con nosotros.

En SECCOND ponemos a tu disposición la mejor formación en Seguridad de la Información para que puedas empezar hoy mismo.

Valora este artículo 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoraciones)

Loading...

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la Política de Privacidad